Problemas para Google Books en Argentina

Google Books sigue dando que hablar, ahora también en la Argentina. Leo en Clarín y en el Suplemento Ñ que editores argentinos, la Cámara Argentina del Libro y el Centro de Administración de Derechos Repográficos podrían presentar un amparo colectivo contra Google Books en la Justicia argentina. Según se expresa en la nota:

“La visualización que se permite de esos libros es una infracción a la ley argentina y a algunos convenios internacionales”, señaló Filipelli ante la consulta de Clarín, un día antes de que prescribiera la fecha límite para que las editoriales de todo el mundo se autoexcluyan o acepten el acuerdo propuesto por el coloso cibernético, ante la demanda iniciada por editores y autores de los Estados Unidos. De ese acuerdo, convenido en la justicia norteamericana surgió el formulario para que las editoriales de todo el mundo se autoexcluyan voluntariamente de la digitalización. Aquellos que no rechacen la propuesta quedarán dentro del programa y se les pagará hasta 60 dólares por obra digitalizada.

“La inclusión por omisión es la gran victoria de Google, que con la digitalización estaría violando la Ley 11.723 (de propiedad intelectual) y el Convenio de Berna (para la Protección de obras literarias y artísticas), además de los Tratados Internacionales de Derechos Humanos, que incluye los derechos de autor”, especificó Filipelli. Si la medida prosperara –adelantó el letrado- obligaría a Google a tomar las medidas tecnológicas necesarias para que no se visualicen en Argentina los libros sin la previa autorización de los titulares de los derechos, quienes podrían reclamar una indemnización por las obras digitalizadas sin la consiguiente aprobación. El amparo debería ser presentado por una asociación civil, que bien podría ser la mencionada CADRA o la CAL, ambas representadas por Filipelli.

Notas relacionadas:

[1] El gobierno alemán contra Google Books
[2] Google Books + Creative Commons

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.